12 de febrero de 2020

Diego Carriqueo y los Festivales de cine de Puelmapu y Ngulumapu: “Tenemos la impronta de nutrirnos, juntarnos, fortalecernos y para mí esto recién empieza”

El productor audiovisual y director del Festival Audiovisual de Bariloche (*FAB), Diego Carriqueo, durante la quinta versión del Festival de Cine y Artes Indígenas en Wallmapu, Ficwallmapu, cumplió un activo rol como jurado de la sección de cine comunitario, de defensa del territorio y wallmapu.

En esta entrevista concedida en Temuco, nos cuenta sobre su larga experiencia como gestor cultural, sus impresiones tras participar en la 5ta versión del Ficwallmapu y su apuesta por desintegrar las fronteras, vinculando festivales de distintos territorios.

Por Natalia Meza Serra

Cuéntanos cómo surge el Festival de Cine de Bariloche, en el sur de Argentina.

Nace en el año 2013, la realizamos entre el 21 y 27 de septiembre desde el Gobierno de Río Negro, en la Secretaría de Cultura donde trabajo desde el año 2005. En la Provincia de Río Negro tenemos la suerte de trabajar políticas audiovisuales desde hace varios años y después de diferentes experiencias en las que trabajaba dentro de equipos, con distintos roles, el año 2012 me proponen que me haga cargo de la dirección. Dos veces dije que no, a la tercera dije que sí porque sentía cierta responsabilidad y compromiso para con mis compañeros y colegas. De entrada, los festivales no me cerraban mucho, no me gusta mucho el tema de la alfombra roja y el alimento al ego del artista, y esa frase que dice que las cosas se cambian desde dentro, eso fue lo que me motivó a aceptar el desafío y hacer un festival que respondiera o, por lo menos, generara el encuentro entre realizadores y productores para pensar políticas audiovisuales desde la Provincia (…) Creemos que el festival es eso, un eslabón de todo el esfuerzo de los realizadores, de los productores, de hacer sus obras y el público. Estamos contentos y el FAB nace de eso, de reconocer y revalorizar, sobre todo la producción regional, porque la mayoría de las secciones son para la Región Patagónica, hace cuatro años integramos a Chile, porque creemos que hay un límite geográfico que, para nosotros, no existe a nivel cultural. 

El FAB va por su octava versión para este año 2020 ¿Cuáles son las proyecciones del Festival?

A nivel artístico tenemos pensado cuatro festivales, pasando por los diferentes elementos naturales porque a veces es muy difícil abarcar tantas cosas que tiene uno en la cabeza. Creo que lo que más nos trasciende hoy, además de la diversidad en todos los sentidos, es el tema del medioambiente y del planeta, de alguna manera queremos hacernos cargo de eso. Si bien el cine es entretenimiento, compromiso, denuncia, es muchas cosas (…) y seguimos trabajando para eso, tratar de abarcar lo más posible.

En ese sentido, imagino que el Festival responde también a su contexto territorial…

Claro que sí, muchas veces Bariloche está vinculado al turismo y nosotros tratamos de hacer esa bajada de línea y mostrar ese otro Bariloche, pluricultural, vinculado a la cultura mapuche. Como director me hago parte de ese compromiso de que no somos solo chocolate o cerveza y que tampoco somos cine para cineastas, eso es algo que lo tuvimos presente desde el primer festival.

Según tu experiencia, ¿Cómo ves la realidad latinoamericana en relación a los Festivales y la producción de cine?

Me parece super importante que existan estos festivales, a nivel de producción no voy a decir nada nuevo, pero hay una calidad técnica que ya está al nivel de cualquier otro festival del mundo, hace dos años tuve la posibilidad de recorrer lugares al otro lado del continente. Y más que nada es tener en cuenta que realmente sean representativos esos festivales. Una vez un profesor me dijo que lo más importante de un Festival es su perfil para que se sostenga en el tiempo (…) Nosotros teníamos que tener un festival patagónico porque es lo que nos iba a dar el distintivo y es que la pantalla es un espejo de la sociedad y si nosotros no nos reconocemos y nos miramos ahí ¿quién lo va hacer? Porque lo que sucedía en un principio era eso, venía gente de afuera a hacernos un festival y nos mostraba películas, no había nada nuestro. Eso es lo que veo en los festivales que me ha tocado participar, son super genuinos a nivel de identidad, aquí es el cuarto día en el Ficwallmapu y no paré de aprender y ver cosas nuevas. Sobre todo, con la cultura mapuche que es algo que tienen mucho más autoreconocido y revalorizado que nosotros, así todo con todas las dificultades y el ataque del Estado y demás. De aquí me voy a ir con un montón de palabras y conceptos mapuche que no tenía incorporadas en mi vida, siendo mapuche. 

¿Cuál crees que es la importancia de que los festivales de distintos territorios se vinculen? Y, según tu visión, ¿cómo podría ser esa vinculación?

– Primero la formación, hay muchas universidades, escuelas de cine que hace unos años atrás no existían, entonces hay mucha gente que está produciendo y no paramos de conocer gente nueva, imaginate si nos alejamos un poco del territorio. Ahora me llevo un montón de historias, películas, gente que produce y que no sabía, y un feedback, que haya un ida y vuelta, por eso siento que es el inicio. Mi relación con Chile empezó con el FECIPA, un Festival de Cine de la Patagonia, en Coyhaique y fue a través de una película que primero estuvo en Bariloche y luego se fue al FECIPA y nos hace la conexión, y a partir de ahí cuando estuve en el Festival de Documentales de Chiloé y ahora voy al de Puerto Montt. También hemos tenido la suerte de juntarnos con gente de Brasil, Uruguay, Colombia. Y en todos con esa impronta, de nutrirnos, juntarnos, fortalecernos y para mí esto recién empieza. 

Lo que nos convoca este año en el Ficwallmapu son las diversidades sexoafectivas desde los pueblos originarios y en tu rol de jurado, ¿qué te han parecido las discusiones que se han dado y la relevancia de tocar estas temáticas en territorio mapuche?

– Sorprendido, es lo que te digo, me encanta porque nosotros recién estamos hablando de diversidad cultural en el otro lado. A mí, particularmente, no me tocó esa sección, pero sí he tenido acceso a ver películas y ha sido alucinante y me llevo a Bariloche (Furilofche) esa ventana (diversidades sexo afectivas desde los pueblos originarios). Quiero al Ficwallmapu como Festival invitado, pero dentro de esa muestra quiero esto, porque son temas que hay que hablar, pero muchas veces desde el otro lado se dice que Chile es una sociedad muy estructurada y demás, pero en estos temas  veo que tienen una vuelta más de rosca que nosotros y eso es nutritivo para mi Festival o sea llevar una ventana y que se hable de esto. Creo que todo tiene que ver con el perfil de Ficwallmapu, ya van por el quinto festival, es como cuando un nene comienza a gatear, luego a caminar y los pasos que van dando son super lógicos, van creciendo, van aprendiendo, eso también me gusta mucho, el de superarse cada año, mejorar e ir por más. Llegaron a esto porque algo pasó antes, tiene que ver con las charlas de ustedes como equipo, a mí me parece alucinante, pensé que solo iba a ver cine indígena y que se iba a hablar de la cultura ancestral y la cosmovisión y nada más, llego y me encuentro con otras cosas, y además, internacional.

*El Festival Audiovisual de Bariloche (FAB) se realizará entre el 21 y el 27 de septiembre de 2020. Para más información visita http://festivalfab.com.ar/

  •  
  • 165
  •  
Festival
Comentarios0

Opiniones ( 0 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *